Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Busca en categorías
Actualidad y Noticias
Aficiones
Amor y Pareja
Arte
Artículos Cientí­ficos
Automóviles
Baloncesto
Belleza
Blog Social
Ciencias Matemáticas y Tecnológicas
Cine
Conciertos
Cultura
Deportes
Educación
Electrónica
Electrónica General
Empresas
Familia
Fútbol
Gastronomí­a
Hogar
Humor
Internet
Mascotas y animales
Medio Ambiente
Motor
Música
Naturales
Negocios
Nuevas Tecnologí­as
Ocio
Otros
Polí­tica
Raqueta
Recetas
Restaurantes
Salud
Sociales y Jurí­dicas
Sociedad
Software
Viajes y Turismo
Videojuegos
Cerrar
¿Te está gustando el artículo de Jesus?

¡Compártelo!
Twitter
Facebook
Google
Linkedin

El siglo XIX vio nacer el consumo de masas. Comprar dejó de ser un verbo reservado a unos pocos. Apareció el sistema de producción industrial, los grandes almacenes, y por su puestos el sistema de mercado.

La oferta de nuevos productos se disparó, pero su demanda no lo hizo al mismo ritmo. La competencia aumentó y los comerciantes empezaron a utilizar técnicas para atraer y retener potenciales consumidores. La aparición de los grandes almacenes jugó un papel esencial en el desarrollo de estas técnicas.

Estas nuevas formas de negocio, que surgieron a finales del siglo XIX en las principales ciudades europeas como Londres, París, Berlín o Madrid, introdujeron un nuevo elemento en los establecimientos para llamar la atención, los escaparates.

Los escaparates han evolucionado, ya no son menos expositores de producto. Ahora innovan con diseños rompedores y se estudian milímetro a milímetro para reflejar la imagen de marca del establecimiento que representan.

Pero, a menudo se suele olvidar un elemento que está presente en todos los escaparates, el vidrio. Este elemento es esencial en todos ellos. Encapsula lo que guardan en su interior, lo protege de las condiciones climáticas adversas y el vandalismo.

El vidrio evolucionó con los escaparates desde su origen. Al comienzo no existía la tecnología para desarrollar vidrios resistentes a cualquier tipo de impacto. Tener escaparates era inseguro y se tenían que proteger con verjas y otros sistemas de cierre.

La aparición de los cristales antirrobo y blindados durante el siglo XX acabó con este problema. En los últimos años el avance de la tecnología del vidrio ha supuesto una nueva revolución. Cristaleros y empresas especializadas en la producción de cristal ofrecen nuevos tipos y mayor calidad que hace un siglo.

El vidrio ha cambiado,  la tecnología también, pero hay algo que sigue intacto: el poder de los escaparates para atraer nuevos consumidores.

¿Te ha gustado el artículo de Jesus? ¡Compártelo!

225 visitas totales, 1 visitas hoy

0.0113% de visitas totales y 3.23% de visitas hoy en MyArticulo

  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios además de para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies, pinche el ENLACE para mayor información.

ACEPTAR